miércoles, 9 de noviembre de 2011

Enseñar hailidades para el reconocimiento de emociones en niños con autismo

El término habilidades sociales comprende una amplia gama de aptitudes que incluyen las habilidades para escuchar y para hablar, el reconocimiento y entendimiento de las emociones a través de expresiones faciales y el apropiado uso de gestos, postura y proximidad. Estas habilidades son esenciales para relacionarse con otros, y los déficits en estas áreas son una característica clave del autismo.

El reconocimiento de las emociones es una de las habilidades más importantes en el desarrollo de la empatía. Se ha sugerido que la incapacidad para reconocer emociones es una de las dificultades más grandes que tienen los sujetos con autismo dentro de las habilidades de la Teoría de la Mente

Se han investigado los mecanismos que podrían causar la falta de reconocimiento de las emociones. Una línea de investigación ha sido analizar las estrategias de fijación visual en sujetos con autismo, que se encontró que difiere significativamente de la de los individuos sin autismo. Se cree que los sujetos con autismo fijan la vista en la boca mientras el resto lo hace en los ojos, lo que explicaría por qué les cuesta más reconocer las emociones. También se cree que procesan la información visual de manera diferente, por lo que estarían procesando las caras como objetos.

Los métodos de enseñanza se han basado en la repetición de figuras de caras completas. Sin embargo, esto parecería ser insuficiente. La mayoría de los materiales usados no han sido estandarizados.Un estudio reciente muestra que los padres de niños con autismo tienen más dificultades en reconocer las emociones que los de un grupo control. Es importante que los padres se involucren en las terapias de los niños con autismo. Se espera que un programa que estimule el interés de los padres en las expresiones faciales de las emociones, apoyaría el aprendizaje del niño e impulsaría el uso en el mundo real.

Los niños con autismo tienen más dificultades en reconocer emociones como la sorpresa que emociones simples como la felicidad o tristeza. Se trata de enseñar a los niños a observar todos los componentes faciales, poniéndole énfasis en los de mayor relevancia para una determinada emoción. El progreso en el desarrollo de técnicas de enseñanza de la Teoría de la Mente ha sido lento. Sin embargo, se piensa que es posible, aunque trabajoso. También hay un espacio entre aprender a entender estas expresiones y mejorar las habilidades sociales. Es probable que los niños con autismo tengan la habilidad de reconocer las expresiones faciales pero que no lo hagan debido a la dificultad que tienen para sistematizar el mundo socio-emocional.

Los niños con autismo que aprenden a leer las expresiones faciales, frecuentemente demuestran que pueden generalizar parte de estas habilidades en el mundo real. Se cree que un ambiente de aprendizaje normal con otros niños puede ser un factor motivante. Muchos padres informan que sus hijos disfrutan el estar con otros niños. La tarea para el hogar también es interactiva, donde los padres deben discutir episodios de expresiones emocionales. Si bien los niños pueden aprender a reconocer las emociones, no necesariamente reaccionan a ellas de la manera apropiada. Este es otro paso crucial en la enseñanza de la Teoría de la Mente.

(De: Ryan C., Charragáin C.N. 2010. Teaching Emotion Recognition Skills to Children with Autism. J Autism Dev Disord 40:1505–1511)

Un saludo,


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada